Desde enero 2012, momento en el que nació ANA, Asociación Navarra de Autismo, comenzamos a trabajar en un proyecto vital: que se diferenciara la necesidad de apoyo educativo en los colegios (Educación) de la necesidad de intervencion terapéutica (Salud).

No fue fácil porque el argumento continuado de las instituciones en ese momento era que las necesidades “ya se cubrían desde Educación”.

Tuvimos que elaborar numerosos documentos y una Cartera de Servicios de más de 300 páginas para argumentar y convencer a los Consejeros de Gobierno, los técnicos del Gobierno de Navarra y los Departamentos de Salud, Educación y Política Social, sobre la necesidad de intervención terapeútica (Salud) para las personas con Autismo, diferenciada del necesario apoyo educativo específico que las personas con Autismo requieren (a través del CREENA).

Fueron muchísimas horas de reuniones, presentaciones en el Parlamento de Navarra, negociaciones con todos los grupos políticos, argumentación ante los técnicos, hasta que, finalmente, cuatro años después, en 2016, el Consejero de Salud Fernando Domínguez lo vio claro y apoyó una partida presupuestaria específica para terapia. ANA se encargó entonces de que todos los partidos políticos votaran de forma unánime SÍ a esta partida presupuestaria. Fueron larguísimas horas de trabajo. Pero siempre estaremos agradecidos a un Consejero muy profesional que abrió la puerta a la financiación de la intervención terapéutica. Y agradecemos también el apoyo en aquel momento de la Consejera de Educación, María Solana y de la parlamentaria Tere Sáez.

Esta partida presupuestaria estaba en todo momento negociada, argumentada y conseguida por y para la terapia que ANA lleva a cabo. Pero en el último momento, por esos recovecos políticos que se dan, se aprobó una partida presupuestaria general, en vez de nominativa. Es decir, para cualquier entidad/profesional que haga terapia para personas con Autismo en Navarra.

Advertimos al Gobierno de Navarra sobre la imperiosa necesidad de controlar la calidad y el tipo de trabajo que deben hacer los profesionales, y se aprobaron por primera vez en 2016,  80.000€.

Esta partida en 2017 fue de 81.600€ y en 2018 estaba prevista que fuera de 85.000€ y conseguimos que se ampliara a 110.680€. No fue nada fácil y colaboramos con el Departamento para buscar la fórmula técnica para realizar este aumento.

Con la partida de 81,600 de 2017 y con la solicitud por parte de las familias de 84.400€, se cubrió el 97% de lo pagado por las familias, prácticamente todo.

Pero en 2018 se han presentado solicitudees por un importe de alrededor de 175.000€ y siendo la partida de 110.680€, se cubre solamente el 63% de las terapias realizadas. De esto nos enteramos esta misma semana, el martes, en una reunión técnica con el Departamento de Salud.

Y estimamos entonces que para 2019, la necesidad real será de 200.000-250.000€, habiendo previstos solamente 120.000€ en los Presupuestos de Navarra.

Las razones del incremento en el importe y en el número de solicitudes son:

– Incremento de diagnósticos de forma alarmante. El propio departamento de salud nos llamó hace unas semanas para decirnos que se habían disparado el número de casos. Solo en el último trimestre hemos tenido 29 acogidas de nuevos niños.
– Desde 2017 se ha ampliado la subvención admitiendo también la terapia de mayores, sin límite de edad. Si se aumenta el número de personas que pueden solicitar, lo lógico es aumentar la partida.

En ese momento nos pusimos inmediatamente en marcha para intentar in extremis un aumento en la partida presupuestaria. Para ello hablamos con varios parlamentarios y votándose el presupuesto ayer jueves, la única vía para aumentar la partida era una “Enmienda in voce”, que podía ser presentada por el cuatripartito o por la oposición. Hicimos todo lo posible porque fuera el cuatripartito quien la presentara, pero no tuvimos éxito y sí logramos que los partidos de la oposición lo presentaran. De nuevo horas de llamadas, conversaciones, reuniones para intentar llegar a acuerdos con los grupos políticos.

Con muchísima pena tenemos que decir que esta “Enmienda in voce” presentada en el  Parlamento de Navarra – Nafarroako Parlamentua no se llegó ni a votar.

La verdad, con un presupuesto en Navarra de 4.312.085.790€, un incremento de 126 millones respecto a las del ejercicio anterior…

¿Y NO HABÍA DE DÓNDE SACAR 100.000€ PARA TERAPIA EN AUTISMO?

En esta ocasión tenemos que agradecer a María Chivite, Jl Schez de M, Ana Beltrán Villalba y Tere Saez Barrao por haber respondido a nuestra urgentísima petición, aun sabiendo que no iba a salir adelante.

Nos da muchísima pena que no haya salido adelante. Siempre es posible que a lo largo del año que viene se rectifique y se modifique la partida presupuestaria, como ha sucedido este año. Por ello, seguiremos trabajando como voluntarias en ANA.

La intervención terapéutica en Autismo debe financiarse al 100%. Por ello seguiremos trabajando día a día.