Amaya Nuñez psicóloga de la Asociación Navarra de Autismo – ANA asume el reto como Directora Técnica del equipo multidisciplinar de la entidad.

¿Qué aporta  la dirección técnica a ANA?

El papel de dirección técnica nace con el objetivo de unificar metodologías de trabajo, consensuar objetivos y poder tener un espacio de discusión de casos en los que cada miembro del equipo aporte su visión, conocimientos e ideas para mejorar las problemáticas que vayan surgiendo. Esta coordinación posibilita la comunicación entre los diferentes elementos que conforman la asociación (junta, dirección, voluntarios, familias y profesionales), siendo una persona de referencia a la cual tanto los profesionales como las familias pueden acudir para resolver cualquier tipo de duda o para demandar información técnica sobre TEA.

¿Por qué surge esta figura?

El número creciente de miembros de la asociación ha llevado a aumentar el número de profesionales trabajando en ANA,  por lo que se ha hecho necesaria la figura de dirección técnica para trabajar en equipo de manera coordinada y con procedimientos supervisados y protocolizados.

¿Por qué elegisteis ANA?

Elegí ANA en un primer momento como voluntaria porque siempre había querido trabajar con niños, me pareció una Asociación que para llevar el poco tiempo que llevaba estaba sensibilizando mucho y dándose a conocer con proyectos muy interesantes que me llamaron la atención desde el primer momento. Depués de ver el funcionamiento desde dentro, me di cuenta del gran trabajo que estaban haciendo.

¿Qué supone para ti este cambio?

Asumo el cargo de manera responsable, organizada, coherente en la planificación, organización y aplicación de la filosofía de la asociación, con el objetivo de posibilitar un trabajo en equipo que realiza un seguimiento permanente de los casos.

Para mi supone un reto profesional muy motivante que me va a permitir crecer profesional y personalmente. Me da la oportunidad de liderar y de aprender de un equipo magnifico de profesionales de diferentes disciplinas con muchísimas cosas que aportar a la asociación. Con este nuevo perfil profesional potenciaré mis habilidades de coordinación y liderazgo, mis capacidades de mediación y de comunicación para favorecer el diálogo y el trabajo en equipo, creando un clima  positivo en el que cada miembro pueda desarrollar al máximo su potencial personal y profesional y así cumplir los objetivos marcados tanto a nivel individual como a nivel grupal.

13521933_1143470052378325_3083860326650254372_n

El trabajar siempre con niños, jóvenes o adultos con TEA, ¿no resulta en ocasiones agotador?

Lo bueno de trabajar con chicos de todas las edades es poder ver su evolución, ver como los niños, adolescentes y adultos van creciendo y van superándose día a día, yo no lo llamaría agotador, es motivante para el profesional al que le guste su trabajo. No obstante, sí que es necesario tener periodos de descanso y vacaciones para desconectar. Los niños y adolescentes con TEA tienen problemáticas que pueden frustrar en algunas ocasiones, por eso es importante que los terapeutas hagamos el ejercicio de tomar perspectiva, analizar bien las situaciones que nos puedan sobrepasar para no llegar a agotarnos física y sobre todo mentalmente.

¿Y no resulta el trabajo monótono?

El TEA no es monótono, es un espectro muy amplio, en el que se trabajan infinidad de cosas y se ven problemáticas variadas, como solemos decir: “¡Cada persona es un mundo!”. Por otro lado el trabajar siempre dentro del mismo campo te permite afianzar recursos y estrategias de trabajo y la posibilidad de seguir formándote en TEA y crecer con otros profesionales del mismo sector.

¿Por qué TEA y no otra discapacidad?

Porque desde que empecé como voluntaria y conocí el trastorno me pareció impresionante ver cómo evolucionan, como aprenden y se esfuerzan día a día para vivir en un mundo que no siempre comprenden y en el que no siempre se sienten a gusto. Poder ayudarles a hacer su mundo un poco más predecible y amable, es algo muy importante que hace que veas en el TEA un trastorno con muchas posibilidades de trabajo y de ayuda tanto a los chicos como a sus familias.

¿Qué supone para ti trabajar en ANA?

Supone trabajar en una Asociación que se mueve y mira muchísimo por las personas con TEA y su familias, que se ha hecho un nombre en la sociedad Navarra y en el mundo del TEA y que tiene muchísima ilusión por seguir creciendo y ofreciendo mejoras y proyectos innovadores. Ésto, me permite formar parte de dichos proyectos, crecer como profesional y como persona y sobre todo aprender cada día de mis niños, adolescentes y adultos con TEA.

¿Qué clima de trabajo hay en la Asociación?

El grupo humano que forma parte de la Asociación comparte la misma filosofía de trabajo, un trabajo en equipo y cohesionado, con mucha comunicación interna, lo que posibilita un clima de trabajo inmejorable, unos compañeros en los que apoyarte cuando se necesita y con los que sabes que siempre puedes contar.

Comparte y danos a conocer!